Aplicaciones y Casos de Éxito

Premio APé 2017: Recreación milimétrica del retablo del Santuario da Barca de Muxía (Grupo CdeC)

29 de Octubre de 2017
El principal reto fue conseguir un efecto real.
El principal reto fue conseguir un efecto real.


La reproducción de un retablo barroco que ardió durante un incendio en el Santuario da Barca, ha sido una de las 10 aplicaciones ganadoras de los Premios APé 2017. Os ofrecemos a continuación el caso de éxito publicado en exclusiva en la revista APé lanzada por APdigitales con motivo de esta primera edición de los galardones.

 

EL PROYECTO

Cliente: Particular
Proyecto: Reproducción de un retablo barroco
Ubicación: Muxía (A Coruña)
Impresor: Grupo CdeC
Maquinaria: Vutek GS5500LXr Pro
Materiales: Terra Light (Endutex)

 

Los feligreses del pequeño pueblo de Muxía, situado en plena Costa da Morte, ya pueden disfrutar de nuevo de su santuario en todo su esplendor. El retablo barroco que daba vida al templo se puede ver de nuevo después que un incendio lo devastara por completo hace unos años. Gracias a una antigua fotografía y a la impresión digital, la obra luce de nuevo con todo lujo de detalles, tan similar a la original que son muchos los que tienen que acercarse al altar para descubrir que no es de madera.

Grupo CdeC, de Vigo (Pontevedra), ha sido la empresa encargada de la reproducción del retablo, de 9,75 m de alto por 8,47 m de ancho. Creada hace 14 años, cuenta con un equipo altamente cualificado de 25 profesionales, capaz de dar una respuesta rápida y eficaz a cada propuesta planteada por sus clientes. Un buen  ejemplo es este proyecto del Santuario da Barca.  

Carlos Calo, gerente de CdeC, nos cuenta cómo se gestó la idea de recuperar esta obra barroca: “Un abogado del pueblo, Manolo Martín, acudió a nosotros porque se sentía muy apenado por la gran pérdida del retablo barroco de Miguel de Romay que ardió hace unos años por causa de un rayo caído durante un temporal. Dado el lugar donde se encuentra el santuario en plena Costa da Morte y a pocos metros del mar, estos fenómenos atmosféricos son muy devastadores. Aquella tormenta causó la pérdida de una obra irrecuperable. El principal objetivo que se nos planteó fue recrear un nuevo retablo para que los feligreses no vieran un altar blanco cuando entraran al santuario. Todos sabemos que no es lo mismo, pero siempre es mejor ver una reproducción del original que la pared blanca”.

 

LA PRODUCCIÓN

Se pusieron manos a la obra y solo dos meses después, Muxía volvía a tener su retablo barroco en el Santuario da Barca, aunque fuera impreso y no de madera. El punto de partida fue conseguir una imagen: “Jesús Búa, fotógrafo de ese magnífico pueblo de Muxía, tenía una foto antigua del retablo, -sigue explicando Carlos Calo- pero hubo que realizar distintos retoques para eliminar detalles y reconstruir otros ya que la fotografía no se hizo precisamente para su reproducción, sino solo como recuerdo. Una vez impresa la imagen, realizamos la instalación en tres días con la ayuda de diferentes andamios instalados en el templo”.
 

La imagen del retablo barroco se imprimió en una Vutek GS 5500 LXr Pro, una impresora UV LED de 5 metros de ancho, con una calidad de alta definición que ha permitido reproducir a la perfección todos los detalles del retablo barroco original.

El soporte elegido para la impresión ha sido Terra Light, un material suministrado por Endutex, perteneciente a la familia de tejidos ecológicos, retardante al fuego y ecológico. Este tejido destaca también por su excelente colorimetría y su ahorro en tinta.

 

LOS RETOS

¿Cuál fue el principal reto de este proyecto? Carlos Calo nos lo cuenta: “El principal reto fue conseguir un efecto real, que cuando alguien entrara en el santuario no fuese capaz de distinguir si era el original o una copia; y la verdad lo hemos conseguido, ya que hay que acercarse mucho para ser consciente de que no es madera original”.

Otro inconveniente al que se enfrentaron durante la instalación fue precisamente su cercanía con el mar: “Además de la dificultad de trabajar en el interior de un santuario con poco espacio, teníamos otra problemática más: al estar cerca del mar, durante el montaje sacábamos dos kilos de sal cada día de las paredes, lo cual ha sido un reto más para los materiales utilizados en el proyecto, tanto en la estructura de fijación como en los complementos utilizados”.


www.grupo-cdec.com

 

*************************************************************

ENTREGA DE PREMIOS EN C!PRINT MADRID 2017:


Carlos Calo, de Grupo CdeC (izquierda), con su galardón, que recibió de manos de José Antonio Soler,
de Thyssenkrupp Plastic Ibérica.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.