Entrevistas y Opiniones

Los cuatro acontecimientos históricos que la impresión podría haber cambiado

9 de Noviembre de 2020
Aplicando la tecnología actual, diferentes momentos de nuestra historia hubieron sido diferentes.
Aplicando la tecnología actual, diferentes momentos de nuestra historia hubieron sido diferentes.

 

La Historia está definida por momentos clave que han definido el mundo tal y como lo conocemos. Hitos que han condicionado la evolución de la humanidad. Nos lo explica Canon en este artículo.

Recientemente se ha celebrado el Día Internacional de la Impresión en conmemoración de la invención de la imprenta en 1440, uno de los hitos que cambiaron el mundo. La tecnología ha evolucionado hasta nuestros días de forma exponencial, y de haber contado antes con ella, hoy el mundo podría ser muy diferente. Como especialistas en impresión, Canon reúne cuatro momentos históricos que podrían haber cambiado el mundo aplicando la tecnología de imagen actual. 

1.El libro perdido de Bécquer
El libro más famoso de poemas del XIX, las “Rimas” de Bécquer, nació de una manera un tanto tumultuosa. El poeta había entregado el libro manuscrito al entonces ministro, y además amigo, González Bravo, para conocer su opinión. Sin embargo, un altercado inesperado lo cambió todo. Era 1868 y, en plena revolución, una multitud asaltó y destruyó la casa del ministro. 

Las “Rimas” de Bécquer se perdieron, y el autor tuvo que reescribir las rimas tirando de memoria. Nunca sabremos cuántas recordó y cuántas se perdieron. Si en 1868 hubiesen existido los sistemas y dispositivos que hoy nos permiten digitalizar la información, subirla a la “nube” y conservar el manuscrito tal y como lo creó el escritor gracias al PDF compacto de larga duración, las golondrinas de Bécquer quizás habrían sido otras…. 

2.El día en que se perdió la memoria de la humanidad
La necesidad de almacenar información viene de tiempo atrás. Era una forma de perpetuar el conocimiento, la religión y la cultura de cualquier civilización avanzada. Por eso, lo primero que hacían los asaltantes de las ciudades era incendiar bibliotecas y arrasar con sus espacios de culto. 

Hace más de 2.000 años, Alejandría albergaba la mayor biblioteca del mundo antiguo, en la que había más de 400.000 volúmenes. Todo un tesoro para los egipcios. Un día, de forma misteriosa, la biblioteca se incendió y un inmenso porcentaje del saber de la humanidad se perdió. Si Alejandría hubiese contado con un software de gestión de impresión, escaneado y copia desde la “nube” e integrable en otros dispositivos como el que tienen hoy muchas empresas para digitalizar su información, podríamos haber conservado buena parte de la memoria de la humanidad.

3.El periódico que nunca llegó a la calle
El levantamiento del 2 de mayo es el gran símbolo de la revolución popular. Pero hubo otro antes. El 24 de abril de 1808, los habitantes de León se rebelaron contra el ejército francés y leyeron una importante proclama. En aquellos tiempos, la forma más eficaz de extender la noticia y difundirla en Madrid era a través de la prensa. Enviaron informes a La Gaceta de Madrid y se imprimió a toda página. Sin embargo, el Mariscal Murat logró enterarse antes de que saliera a reparto y confiscó toda la edición. 

El número de La Gaceta salió, pero no incluyó noticias del levantamiento de León. ¿Qué habría cambiado en la Guerra de la Independencia de haberse sabido? Malasaña probablemente no sería lo que es hoy día en caso de que La Gaceta hubiese contado con imprentas profesionalizadas que imprimen de forma ininterrumpida y a alta velocidad de hasta 100 páginas por minuto. 

4.El misterio del mural gigante de Joan Miró
Era junio de 1937 cuando el gran artista Joan Miró pintó un imponente mural en el pabellón de España en la Exposición de París de 85.5 metros de altura. Lo hizo directamente sobre seis paneles de celotex que formaban la estructura del pabellón. Una vez finalizada la Expo, Miró donó la obra al estado y se desmontaron los paneles para enviarlos a Valencia. 

La realidad es que se perdieron por el camino y jamás llegaron a su destino, algo que se habría podido evitar con la tecnología de impresión actual, que permite realizar grabados sobre prácticamente cualquier superficie. Esta tecnología podría haber servido para imprimir la obra directamente sobre los paneles de Valencia.

La tecnología de imagen ha cambiado mucho a lo largo de la historia y, sin duda, también habría contribuido a cambiar el mundo a través de hechos como estos. El Día Internacional de la Impresión nos recuerda no solo el impacto de la impresión en nuestro pasado, sino también sobre cómo va a transformar el futuro. 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.