Entrevistas y Opiniones
Evgeny Lankov (Business Line, Rusia), Paolo Giamberini (Gi.Tessil Foderami, Italia) y Michal Laskowski (CottonBee, Polonia).
Impresión textil digital: Tres negocios diferentes, un hilo conductor
20 de Octubre de 2021

 

La industria ha experimentado un cambio significativo a nivel mundial en los últimos 12 meses debido a la pandemia de COVID-19. Pero ¿cómo ha afectado este cambio repentino y forzoso en el comportamiento de los consumidores a la gran variedad de empresas del sector de la impresión textil? Tres empresas reconocidas en el mercado europeo nos ofrecen su visión sobre los retos a los que se han enfrentado este año, y nos explican cómo su modelo de producción de impresión digital está permitiendo satisfacer las necesidades actuales de los clientes y qué creen que depara el futuro para este sector.

Evgeny Lankov, (Business Line, Rusia) 
 
“Me llamo Evgeny Lankov y dirijo Business Line en Rusia. Durante más de 15 años, nuestra empresa se ha especializado en la producción y venta de una amplia gama de elegante ropa de negocios para mujeres. Gestionamos todo el ciclo de producción de nuestras prendas, y el estampado de tejidos es una parte importante de nuestras exclusivas colecciones. Diseñamos nuestros propios estampados, que se imprimen en los tejidos con nuestra impresora Mimaki JV300-160 y dos impresoras Mimaki TS55-1800”.

Paolo Giamberini (Gi.Tessil Foderami, Italia)

“Soy Paolo Giamberini, propietario y director general de Gi.Tessil Foderami en Italia. Somos una empresa textil familiar especializada en la producción de forros y tejidos lisos y jacquard "made in Italy". A lo largo de los años, la empresa ha aplicado una estrategia de crecimiento continuo, centrada en la diversificación de la gama de productos y la expansión internacional. Ahora estamos equipados con 28 telares jacquard e invertimos en nuestro primer equipo de impresión digital en 2019. Optamos por una Mimaki TX300P-1800B, una impresora directa a textil equipada con tinta de pigmento. El motivo de entrar en el sector de la impresión digital, que era completamente nuevo para nosotros, era hacer frente a la creciente demanda de personalización y adaptación. 

Michal Laskowski (CottonBee, Polonia) 

“Soy Michal Laskowski, propietario de CottonBee, la primera imprenta textil digital de Polonia. Nos gusta considerarnos la nueva generación de impresión textil. Todo lo que hacemos está adaptado a cada cliente. Los usuarios visitan nuestra página web, eligen un diseño de nuestro catálogo o suben un archivo, determinan el tamaño y el tipo de repetición, eligen el tipo de tejido (en nuestro caso algodón) y en pocos días la tela impresa a medida se entrega, lista para ser cosida. Pueden pedir una sola muestra de 20 cm x 20 cm o cientos de metros. Durante años hemos ofrecido este modelo de negocio único utilizando impresoras Mimaki. Empezamos con las impresoras Mimaki TX400 y luego cambiamos a las impresoras Mimaki TX300P. Añadir una máquina con una cinta adhesiva a nuestra configuración nos permitió aventurarnos a imprimir en tejidos de punto.

¿Cómo ha afectado la pandemia de la COVID-19 a sus negocios?
Lankov: En mi opinión, lo más correcto sería dividir el impacto de la pandemia en dos etapas. En 2020, la situación afectó negativamente a nuestro negocio: las ventas cayeron en nuestros puntos de venta y en los de nuestros socios y esto, a su vez, afectó a la producción. Una importante caída de la demanda nos obligó a reducir el número de artículos producidos por lotes y a ampliar la gama de productos que ofrecíamos. El hecho de estar equipados con impresoras digitales nos dio cierta flexibilidad para adaptarnos al cambio, pero aun así supuso un reto para nosotros. Sin embargo, desde principios de 2021, la situación del comercio minorista ha empezado a mejorar gradualmente, los centros comerciales han vuelto a abrir y la demanda de los consumidores no deja de crecer. Hoy estamos trabajando casi a pleno rendimiento, y eso es una buena noticia. Como he dicho antes, la flexibilidad que ofrecen las tecnologías de impresión digital nos ha permitido superar definitivamente ese momento difícil y es la clave de nuestro crecimiento y éxito.

Laskowski: Sorprendentemente para nosotros, hemos experimentado lo contrario: la pandemia de la COVID-19 ha acelerado nuestro crecimiento. Hemos observado una importante demanda de muchos productos de comercio electrónico destinados al sector de las manualidades (o del DIY, "hágalo usted mismo") y de nuestros tejidos estampados por parte de clientes y socios comerciales. La primera ola de la pandemia nos sorprendió al borde de nuestra capacidad de producción y la demanda crecía rápidamente. Tuvimos que ampliar de forma drástica nuestros plazos de entrega de 5 a unos 40 días laborables. Incluso hubo un momento en el que nuestros clientes tuvieron que esperar un mes y medio para recibir sus telas. Esto, por supuesto, planteó sus propios desafíos para el negocio, pero al menos esto fue consecuencia de un impacto positivo en las ventas.

Giamberini: Nuestra historia aquí en Italia es, por desgracia, similar a la de Evgeny Lankov. Nuestra facturación ha disminuido en 3 millones de euros en los últimos 12 meses y, como también estamos en el sector de la moda, nuestro negocio se ha ralentizado durante esta crisis. Dicho esto, es cierto que nuestra impresora digital Mimaki nos ha abierto nuevas oportunidades de negocio durante la emergencia de la COVID-19: Hemos podido producir máscaras protectoras personalizadas, con el logotipo o el diseño específico de nuestros clientes. Esa nueva flexibilidad adquirida fue clave para poder atender las necesidades de nuestros clientes incluso en circunstancias excepcionales.


Business Line, especialista en ropa de negocios para mujeres.

Es evidente que los diferentes mercados para los que imprimen textiles se vieron afectados de manera muy diferente durante la pandemia. ¿Esperan que los cambios que han experimentado, positivos o negativos, sean ya para siempre?

Lankov: Es muy difícil decir con certeza cuánto durará esta crisis y si los cambios que hemos hecho están aquí para quedarse o no. Todo dependerá en primer lugar de las decisiones oficiales, esperamos que estas decisiones se cumplan y que la economía mundial se recupere rápidamente. 

Giamberini:  Sí, estoy de acuerdo. Es de esperar que los consumidores vuelvan a la vida normal en un futuro próximo, que la gente vuelva a socializar y a asistir a eventos, por ejemplo, y que, por lo tanto, la demanda de la moda también vuelva al nivel habitual. 

Laskowski: Como ya he dicho, mi historia es bastante diferente a la de mis compañeros de impresión textil. El año pasado pusimos en marcha una nueva línea de producción para satisfacer el aumento de la demanda que hemos experimentado durante la pandemia. Aunque no creemos que el cambio en los comportamientos de compra que afectan negativamente a otros negocios sea permanente, confiamos en que el nivel de demanda de nuestros productos continúe y por eso hemos realizado esta inversión. Tal vez no tengamos un aumento de la demanda como la que tuvimos el año pasado, pero prevemos un aumento constante a medida que nuestro negocio siga creciendo.  

La tecnología de impresión digital textil está ya muy extendida en diversos segmentos del mercado. En su opinión, ¿qué áreas o aplicaciones tendrán más posibilidades de crecer en un futuro próximo?

Laskowski: Nos centramos en la impresión directa en bobina sobre tejidos naturales, y vemos claramente que este segmento ha crecido rápidamente. 

Lankov: Sí, en mi opinión, la impresión directa sobre tejidos naturales y de viscosa es sin duda prometedora en el ámbito de la fabricación de prendas. A pesar del uso generalizado de los materiales sintéticos, la mayoría de la gente sigue prefiriendo los materiales naturales, ya que no solo tienen excelentes cualidades higiénicas, sino que de año en año están más de moda y son más demandados. 

Laskowski: Exactamente. Los consumidores están cada vez más concienciados y también buscan calidad y singularidad. Esto es lo que impulsa la creciente demanda de nuestros tejidos impresos que nuestros clientes utilizan después para ofrecer un gran valor de producto y servicio a sus clientes. La impresión directa a prenda es otro gran segmento del mercado y la demanda de estos servicios parece estar en auge. Sin embargo, en este momento no tenemos previsto diversificarnos. Centrarnos en nuestra área de especialización es nuestro principal objetivo por ahora.

Giamberini: Somos una empresa textil, sin experiencia en impresión. Dicho esto, veo el potencial de la impresión digital también en nuestro segmento de mercado, sobre todo en la impresión de forros de ropa. La decisión de invertir en un sistema de impresión digital textil, la Mimaki TX300P-1800B, nos ha permitido ofrecer a nuestros clientes este servicio adicional, convirtiéndonos en una ventanilla única para todo lo relacionado con el suministro de forros. Esta es una importante ventaja competitiva para nosotros.


CottonBee ha aumentado su producción de tejidos estampados.

En cuanto a los segmentos del mercado textil en los que se especializan actualmente, ¿cuáles son las principales exigencias de sus clientes? ¿Hay algún proceso o servicio específico que tengan previsto mejorar o ampliar para satisfacer las necesidades actuales de los clientes?

Giamberini: Como he dicho, los forros personalizados son fundamentales para nosotros. Nuestros clientes acuden a nosotros con sus propios diseños o eligen uno de los nuestros para personalizar sus productos. Los clientes también necesitan un servicio rápido y eficaz, por lo que el tiempo de comercialización es crucial. Por eso hemos optado por la impresora digital Mimaki. Esta tecnología es fácil de usar y nos ha permitido ofrecer a nuestros clientes un servicio rápido y preciso y tejidos impresos de alta calidad. El uso de la tecnología de tintas pigmentadas acelera la producción, ya que no es necesario el tratamiento previo y posterior del tejido. También permite la impresión directa sobre casi todos los tejidos que tenemos en nuestra gama, incluyendo la seda, la viscosa y las fibras mixtas como la viscosa y el acetato o el acetato y el PBT.

Lankov: Ser capaz de imprimir en una amplia gama de tejidos es definitivamente importante. Cada vez hay más tejidos de viscosa en el mercado, que tienen una serie de propiedades superiores a los tejidos de fibras naturales. La viscosa es agradable al tacto, transpira bien, no crea electricidad estática, tiene una bonita caída y es fácil de coser. Por ello, la demanda de productos de viscosa sigue aumentando entre los clientes. Los desafíos a raíz de la pandemia nos han obligado a ampliar nuestra cartera de productos para satisfacer las necesidades actuales de los clientes. Sin embargo, ante la necesidad de hacerlo debido al declive del negocio, no estamos introduciendo nuevas tecnologías para realizar estos cambios, nuestras actuales capacidades de producción son lo suficientemente versátiles como para permitirnos adaptar nuestra oferta. Esperamos que en un futuro muy cercano podamos empezar a ampliar nuestra producción para ofrecer a los clientes nuestros exclusivos estampados en prendas de viscosa.

Laskowski: Para nosotros, es la creciente concienciación sobre el impacto de la industria textil en el entorno natural lo que está impulsando la demanda de soluciones más sostenibles. La impresión de telas con tinta pigmentada ya encaja bien en la tendencia ecológica, pero intentamos superarnos en cada paso de nuestro proceso de producción. Las bases de tejidos sostenibles parecen un paso razonable y lo siguiente que queremos hacer es añadir más tejidos ecológicos a nuestra cartera. 

De hecho, la cuestión de la sostenibilidad es cada vez más importante en la industria textil. ¿Cómo valoran la demanda de sus clientes de productos textiles más ecológicos y cómo cumplen sus respectivas empresas con los requisitos medioambientales?

Laskowski: Como he dicho, la sostenibilidad es una de las tendencias más destacadas del sector. Nuestros clientes buscan tejidos de alta calidad y de origen sostenible, así como un proceso de producción ecológico. Por eso nos esforzamos por ser lo más ecológicos posible. El modelo de negocio de impresión bajo demanda que permite la tecnología digital también da lugar a una importante reducción de los residuos textiles. 

Giamberini: Al igual que CottonBee, la atención a la sostenibilidad medioambiental y social es uno de los pilares de nuestra visión corporativa. Con una cartera de productos con certificación OEKO-TEX, incluida la tinta de nuestros sistemas Mimaki, Gi.Tessil Foderami se está preparando para el proceso de certificación FSC por lo que estamos llevando a cabo una auditoría interna y desarrollando métodos de producción en materiales reciclables, como el poliéster, el corcho y el papel. El mercado está muy interesado en la sostenibilidad, y las principales marcas piden las credenciales medioambientales de sus proveedores.

Lankov: Nosotros, en realidad, no estamos experimentando esta misma demanda de productos sostenibles, tal vez debido al precio a menudo asociado de estos artículos. Sin embargo, vemos que la tendencia a comprar "verde" se está acelerando en todo el mundo. En nuestro país, sin embargo, esta tendencia no se ha generalizado, pero quizá nuestros consumidores cambien sus preferencias con el tiempo. Por nuestra parte, hacemos todo lo posible para que nuestros clientes tengan la oportunidad de adquirir prendas no solo elegantes, sino también seguras en todos los sentidos. Solamente utilizamos tejidos de alta calidad en nuestra producción e imprimimos con tinta original de Mimaki, que, como mencionó el Giamberini, tiene el crucial certificado internacional OEKO-TEX que garantiza la seguridad de los tejidos teñidos.

Gracias por sus variados e interesantes puntos de vista que han compartido con nosotros. ¿Tienen algún consejo final para las empresas que quieren añadir la impresión digital a su línea de producción textil?

Lankov: Las impresoras digitales son asequibles y de funcionamiento económico, por lo que, en mi opinión, los fabricantes de ropa seguramente no rechazarán la oportunidad de ofrecer impresiones interesantes y únicas en tejidos de alta calidad.

Laskowski: Para nosotros, la tecnología de impresión digital nos permitió crecer de forma ágil y nos dio la flexibilidad para adaptarnos a este cambio repentino de la demanda. Los rápidos plazos de entrega nos ayudan a responder al rápido ritmo del sector y la capacidad de ofrecer diseños creativos impresos con alta calidad nos ha permitido hacernos un hueco en el mercado. Incluso en estos tiempos de incertidumbre, vale la pena considerar la posibilidad de añadir la impresión digital para dar a su empresa una nueva o mayor ventaja competitiva. 

Giamberini: Eso es precisamente lo que nos ha proporcionado la impresión digital: una ventaja sobre la competencia que, una vez que la vida vuelva a la normalidad, seguro que mejorará nuestros resultados. Si desea añadir personalización a su cartera de productos, la impresión digital es la única manera de hacerlo de forma rentable y en los tiempos requeridos.

Utilizamos Cookies propias necesarias para la navegación y el buen funcionamiento de nuestra página web y Cookies de terceros para elaborar estadísticas del tráfico de la misma de forma anónima. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.